Objetivo de inversión, ¡el primer paso!

 

La estrategia de inversión es el pilar fundamental de todo proceso de administración de activos. Al fin y al cabo, la gestión de portafolios es un proceso: un conjunto de actividades ordenadas de forma lógica y coherente para lograr un objetivo.

 

Partiendo de lo anterior, el primer paso es establecer los objetivos de inversión. Eso lo hacemos contestando la siguiente pregunta:

 

¿Para qué quiero invertir?

 

Puede ser para comprar un carro, para viajar, para el retiro, para comprar algún tipo de activo y vivir de los flujos, para satisfacer un trastorno obsesivo compulsivo de ahorro e inversión… todo se vale. El objetivo de inversión es la meta que queremos lograr. Es indispensable saber qué queremos para poder lograrlo.

 

Una vez que establecemos el objetivo de inversión tenemos que establecer un método cuantificable para lograrlo y para cuidarnos:

 

¿Qué rendimiento necesito, cuánto riesgo puedo asumir y en cuánto tiempo quiero lograr el objetivo?

 

El concepto de riesgo está directamente ligado al rendimiento; a mayor riesgo, mayor rendimiento… no hay de otra. De los objetivos y preferencias al riesgo nacen las restricciones. Si mi objetivo es invertir para el retiro (como única fuente de ingresos) y estoy próximo a retirarme, no es sabio invertir en activos muy riesgosos. Si mi objetivo es comprar un Ferrari 275 GTB/4 Berlinetta para los 50s, tengo un buen trabajo y soy joven; lo más sabio es invertir en activos más riesgosos que generen un mayor rendimiento en el largo plazo.

 

Va un ejemplo más concreto:

Si el objetivo es comprar una casa de $3,000,000 en 5 años (“el objetivo”) y solo podemos invertir $30,000 pesos al mes (“la restricción”)  ¡vamos a tener que invertir a una tasa de más del 19% anual (“el rendimiento”)! esto nos expondrá a activos muy riesgosos e incrementará la probabilidad de que no cumplamos nuestro objetivo (“el riesgo”)…Si no estamos dispuestos a incurrir en ese riesgo (en otras palabras, tenemos como nueva “restricción” un nivel de riesgo), ¿qué podemos hacer para lograr el objetivo? 1) Cambiar el objetivo; podríamos aumentar el plazo de inversión o buscar una casa más barata; 2) cambiar alguna restricción; tendríamos que invertir más.

 

Si cambiamos el objetivo y estamos dispuestos a invertir 2 años más; solo necesitaríamos 4.91% de rendimiento anual. Si cambiamos la limitante de inversión e invertimos $45,000 mensual, solo necesitaremos un rendimiento del 4.22% anual.

 

Va otro ejemplo específico:

Leí el post anterior de las FIBRAs y quiero vivir de ellas. Conozco los riesgos de las FIBRAS y estoy dispuesto a aceptarlos. Tengo un trabajo estable y puedo estar aquí 5 años más. Para vivir me basta con 2 veces el salario mínimo mensual del DF ajustado por inflación: $5,274. En otras palabras, mi objetivo es invertir monto suficiente en 5 años para lograr un flujo de $5,274 al mes (juntar $1,000,000 en 5 años).

 

Son ejemplos burdos pero nos ayudan a entender los objetivos de inversión; el rendimiento que necesitamos para lograrlos y los riesgos a los que estamos expuestos.

 

Una vez que entendemos todo eso ¿Qué sigue?

 

El siguiente paso es establecer las reglas de inversión; crear políticas de inversión. ¿Por qué son importantes las reglas?

  • Para dar seguimiento a los objetivos de inversión. Si nos preguntamos cómo vamos, que la respuesta sea mejor que un “espero que bien” o un “creo que mal”. Poder decir “voy % arriba de mi objetivo”, o “voy $ debajo de lo que debería”.
  • Para dar seguimiento a los riesgos. Establecer un método para cuantificar los riesgos y dar un seguimiento continuno. No es lo mismo obtener un 5% de rendimiento con una probabilidad de perder TODO del 50% a un rendimiento del 5% y una probabilidad de perder TODO del 0.05%.
  • Para establecer la estrategia de inversión. Es importante establecer las reglas de dónde invertir, por cuánto tiempo invertir, cómo realizar las inversiones, etc.

El punto de infección para ser un buen administrador es ser disciplinado y seguir las políticas. Si conocemos cómo vamos cumpliendo las metas y a qué riesgos estamos expuestos, podemos hacer los cambios necesarios a la estrategia de inversión para lograr los objetivos de la manera más eficiente.

 

Ahora, ¿cómo hacemos las políticas? Siguiente capítulo >>

 

Comparte en Twitter 

Comparte en Facebook

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply